Sesenta años cargando las alforjas de sueños

Tras sesenta años cargando las alforjas de sueños, en este camino de vuelta nos hemos decidido a cuidar de nuestras viñas ecológicas como si fuésemos a vivir eternamente, mimando su entorno, observando sus ciclos vitales, acompañándolas y protegiéndolas a lo largo de las estaciones.

…y aún nos emocionamos

Porque aún nos emocionamos caminando entre las cepas y sintiendo la caricia de sus hojas en nuestras manos, dejándonos invadir por la brisa de la primavera cargada con los aromas de la cierna, cerrando los ojos mientras escuchamos el canto del abejaruco.