Reflejo de la verdad que nos envuelve

Estas son las manos que sostienen este sueño

En la Campana del Cura, los consejos se celebran en la viña, y los acuerdos se sellan con un  apretón de manos.

Manos curtidas por una vida de esfuerzo e intemperie .

Estas son las manos que sostienen este sueño, reflejo de la verdad que alimenta el entusiasmo de quienes les acompañamos en este viaje.

Inseparables soñadores desde su infancia, no son artistas de fama, ni deportistas de éxito, tampoco inversores explorando nuevos negocios

Las manos en la viña

Nano

Amante del campo, conocedor de la antiguas prácticas y testigo de los profundos cambios en el trabajo agrícola desde una niñez que compartió con su padre en la viña.

Aunque adicto a la tertulia diaria, Nano gusta también de disfrutar su soledad, recorriendo el campo al amanecer o saboreando una buena novela en las largas tardes de invierno

Las manos en la bodega

Jesu

Hombre tranquilo y observador, Jesu madruga cada día para organizar las labores y cuidar de los vinos en el silencio y la penumbra de la bodega

Tras la tarea cumplida, le gusta prolongar la tarde al cobijo de una buena partida de cartas